Historia Del Imperio Bizantino (Bizancio)

{h1}

El imperio bizantino, también llamado bizancio, fue la mitad oriental del imperio romano que continuó después de que la mitad occidental del imperio colapsara.

El Imperio bizantino, también llamado Bizancio, era la mitad oriental del Imperio Romano, con sede en Constantinopla (la actual Estambul) que continuó después de que la mitad occidental del imperio colapsara.

Bizancio continuó durante casi un milenio hasta que Constantinopla cayó en un sitio llevado a cabo por el Imperio Otomano en 1453. La edad de oro del imperio se produjo durante el reinado de Justiniano (527-565 dC) durante el cual los territorios del imperio se extendieron hasta Europa occidental y los constructores del emperador construyeron la Hagia Sophia, una gran catedral que aún se mantiene en pie.

A lo largo de su historia, la gente de Bizancio siguió refiriéndose a sí misma como "Romanos", escribe Timothy Gregory, profesor de la Universidad Estatal de Ohio, en su libro "Una historia de Bizancio" (Wiley-Blackwell, 2010).

Se referían a sí mismos como romanos, aunque los bizantinos rara vez controlaban Roma, hablaban principalmente griego, y en el año 1204 fueron traicionados cuando los cruzados del oeste saquearon Constantinopla en un intento de ganar dinero.

Orígenes

Constantino tomé el control del Imperio Romano después de ganar la Batalla del Puente Milvio en octubre del año 312 d. C. Los eventos antes de la batalla están marcados por la leyenda, pero se dice que Constantino tuvo algún tipo de experiencia religiosa que resultó en su calentamiento. Cristianismo. Gregory señala que fue bautizado poco antes de su muerte en el año 337 A.D.

Gregory señala que Constantino introdujo una serie de cambios importantes que sentaron las bases del Imperio Bizantino.

"El más significativo de estos cambios fue el surgimiento del cristianismo como la religión favorecida (y luego la oficial) del estado y la creación de Constantinopla como el nuevo centro urbano del imperio en las orillas del Bósforo, a medio camino entre todos los del imperio. Fronteras ", escribe.

Constantinopla fue construida en el sitio de Bizancio, un centro urbano que tenía una larga historia de ocupación previa. El escritor Sozomen, quien vivió en el siglo V d. C., afirmó que la elección de la ubicación de Constantino para su nueva ciudad fue inspirada por Dios.

La muerte de Constantino condujo a una serie de sucesores de corta duración. Teodosio I, que murió en el año 395 d. C., fue el último único emperador romano. Después de su muerte, el imperio se dividió en dos, la mitad occidental colapsó en un siglo, pero la mitad oriental vivió y prosperó, convirtiéndose en lo que llamamos Bizancio.

Justiniano yo

Justiniano Me convertí en emperador en 527. Mientras se dice que la edad de oro de Bizancio ocurrió durante su reinado, el gobierno de Justiniano ciertamente no comenzó como dorado. Llegó al poder porque era el sobrino y el hijo adoptivo de su tío, Justin I, un soldado de palacio que había usurpado el trono.

En 532, apenas cinco años después de su gobierno, Constantinopla fue golpeada por los disturbios de Nika (Nika significa "victoria" o "conquista"). El antiguo guerrero Procopio (que vivió en el siglo VI a. C.) escribió que Constantinopla, junto con otras ciudades imperiales, se dividió en dos facciones llamadas "azul" y "verde", que tendían a eliminar su rivalidad en el hipódromo.

Las autoridades bizantinas arrestaron a miembros de las facciones y los sentenciaron a ser ejecutados. Fue entonces cuando estalló el motín; los manifestantes se enojaron con Justiniano por los arrestos, así como por los altos impuestos que impuso, y trataron de derrocarlo.

Los "miembros de las dos facciones que conspiraron juntos y se declararon una tregua entre ellos, capturaron a los prisioneros y luego ingresaron a la prisión y liberaron a todos los que estaban allí confinados... Se aplicó fuego a la ciudad como si hubiera caído bajo la mano De un enemigo... "escribió Procopio.

(De History of the Wars, I, xxiv, traducido por H.B. Dewing, Macmillan, 1914 a través del sitio web de la Universidad de Fordham)

Justiniano tuvo que llamar a las tropas para sofocar a los manifestantes, pero aprovechó la situación para construir algo grandioso. En el sitio de una iglesia destruida llamada Hagia Sophia ("Santa Sabiduría") él tendría una nueva, mucho más grande, catedral construida.

"Las dimensiones de Hagia Sophia son formidables para cualquier estructura que no esté construida con acero", escribe Helen Gardner y Fred Kleiner en su libro "El arte de Gardner a través de las edades: una historia global". "En el plano, tiene aproximadamente 270 pies (82 metros) de largo y 240 pies (73 metros) de ancho. La cúpula tiene 108 pies (33 metros) de diámetro y su corona se eleva unos 180 pies (55 metros) sobre el pavimento".

Después de que fue construido, se dice que Justiniano comentó: "Salomón, te he superado".

Además de construir una catedral increíble, Justiniano supervisó una importante expansión territorial del imperio, recuperando el territorio en el norte de África, Italia (incluida Roma) y partes de Europa occidental. [Relacionado: Impresionante mosaico bizantino descubierto en Israel]

Los logros intelectuales del reinado de Justiniano también fueron excelentes y continúan hasta nuestros días. "El arte y la literatura florecieron bajo su gobierno, y sus funcionarios llevaron a cabo una síntesis notablemente exhaustiva de la ley romana que ha servido de base a los sistemas legales de gran parte de Europa hasta nuestros días", escribe Gregory.

En el año 541/542 dC, una plaga desgarró el imperio de Justiniano, infligiendo al propio emperador, aunque sobrevivió.Sin embargo, "muchos de sus compatriotas no lo hicieron, y algunos eruditos han argumentado que hasta un tercio de la población de Constantinopla pereció", escribe Gregory, señalando que la enfermedad volvería a ocurrir aproximadamente cada 15 años en el siglo séptimo.

La propagación y el impacto de la plaga pueden haber sido ayudados por una escasez de alimentos provocada por condiciones climáticas más frías. Investigaciones recientes sugieren que el paso del cometa Halley en el 536 A.D. cubrió la Tierra, lo que resultó en temperaturas más bajas. También se ha sugerido que una erupción volcánica en El Salvador contribuyó al clima más frío.

En 1025, el Imperio bizantino se extendía por la Turquía, Grecia y los Balcanes de hoy en día.

En 1025, el Imperio bizantino se extendía por la Turquía, Grecia y los Balcanes de hoy en día.

Crédito: Cplakidas / Creative Commons.

La edad oscura bizantina

Los siglos posteriores a la muerte de Justiniano a veces se conocen como la "Edad Oscura" bizantina y, por una buena razón, como una serie de desgracias surgieron del imperio.

En el oeste, gran parte del territorio que Justiniano había capturado se había perdido. A principios del siglo VII, "gran parte de Italia estaba bajo el dominio lombardo, la Galia estaba en manos francas y las regiones costeras de España, la adquisición final de la reconquista de Justiniano, pronto caerían en manos de los visigodos", escribe Andrew Louth., profesor de la Universidad de Durham, en un capítulo del libro "La Historia de Cambridge del Imperio Bizantino" (Cambridge University Press, 2008).

También señala que entre 630 y 660, gran parte del territorio del este del imperio (incluido Egipto) se perdería para los árabes. Esto puso al imperio en una mala posición.

"Esta agitación radical, junto con la persistente agresión de los árabes contra las tierras bizantinas restantes y las incursiones de eslavos y pueblos procedentes de la estepa de Europa central hacia los Balcanes, aceleró la transición de las ciudades del mundo del Mediterráneo oriental que ya estaban bien". En marcha ", escribe Louth.

"Para fines del siglo (séptimo), las ciudades habían perdido gran parte de su significado social y cultural y sobrevivieron como enclaves fortificados", que también se utiliza para los mercados, escribe. "Incluso Constantinopla apenas sobrevivió, y lo hizo en circunstancias muy reducidas".

Estos tiempos difíciles tal vez contribuyeron a las iconoclasmas que ocurrieron en los siglos VIII y IX a. Durante estos períodos, muchas obras de arte religiosas bizantinas fueron destruidas por temor a ser heréticas.

¿Regreso bizantino?

Bizancio nunca regresó a la "edad de oro" que había alcanzado durante el gobierno de Justiniano. Sin embargo, la situación militar se estabilizó en el siglo IX y en el siglo XI, Bizancio había recuperado una cantidad considerable de territorio que había perdido.

En el momento de la muerte del emperador Basilio II en diciembre de 1025, después de un reinado de casi 50 años, Bizancio era "el poder dominante de los Balcanes y Oriente Medio, con fronteras aparentemente seguras a lo largo del Danubio, en las tierras altas de Armenia y más allá de la Eufrates ", escribe Michael Angold, profesor de la Universidad de Edimburgo, en un capítulo aparte de" La historia de Cambridge del Imperio Bizantino ". Además, habían logrado difundir el cristianismo hacia el norte.

Angold señala que esta remontada, en cierto modo, fue tenue por decir lo menos. "Cincuenta años más tarde, Bizancio luchaba por su existencia. Todas sus fronteras se rompieron", escribe. Para entonces, los nómadas entraban a las provincias de Turquía y Danubio, mientras que los normandos habían tomado sus territorios italianos.

Sin embargo, el imperio recuperaría algo de estabilidad y continuaría hasta que fuera golpeado con otro golpe en 1204.

Aquí, un enorme mosaico con patrones geométricos que se remonta al Período Bizantino y se habría utilizado como el piso de un edificio público en lo que hoy es el Kibbutz Bet Qama, en el consejo de la región de B'nei Shimon en Israel.

Aquí, un enorme mosaico con patrones geométricos que se remonta al Período Bizantino y se habría utilizado como el piso de un edificio público en lo que hoy es el Kibbutz Bet Qama, en el consejo de la región de B'nei Shimon en Israel.

Crédito: Yael Yolovitch, Autoridad de Antigüedades de Israel

La cuarta cruzada

Un momento crucial en la historia del Imperio bizantino ocurrió en 1204, cuando un ejército de cruzados del oeste despidió a Constantinopla e instaló una línea de gobernantes de corta duración para gobernarla. La idea de que los cristianos se cruzaran contra otros cristianos era extraña incluso para los estándares de la Edad Media.

Hay una serie de razones por las que se trata de esto. Una razón importante es que en las décadas anteriores al despido, los bizantinos se habían alejado de sus antiguos aliados en el oeste. La Iglesia ortodoxa se separó de la iglesia en Roma en 1054 y, quizás lo más importante, las personas del oeste fueron masacradas en Constantinopla en 1182, en parte como respuesta a la creciente influencia de los comerciantes y reinos occidentales.

Esto significaba que en 1203, cuando un grupo de cruzados con dinero limitado buscaba dinero para financiar una expedición a Egipto, estaban dispuestos a escuchar al Príncipe Alexius Angelos, un reclamante del trono bizantino, quien los alentó a viajar a Constantinopla antes de ir. a Egipto.

Si "lo ayudaron a reincorporarlo a Constantinopla, les pagaría 200,000 marcos, les daría todos los suministros que necesitaban y proporcionaría un ejército de 10,000 hombres. También colocaría a la Iglesia ortodoxa griega bajo la autoridad del papado", escribe Jonathan Phillips., profesor de la Universidad de Londres, en un artículo en History Today.

Phillips señala que en este momento, el ejército bizantino estaba en mal estado. "La muerte del emperador Manuel Comnenus (1143-80) presagió una serie de regencias, usurpaciones y golpes de estado. Entre 1180 y 1204 no menos de cincuenta y ocho rebeliones o levantamientos tuvieron lugar en todo el imperio".

Cuando los cruzados lograron tomar la ciudad en 1204, la saquearon y pusieron una nueva línea de reyes "latinos" del oeste en su trono.Estos gobernantes permanecerían en su lugar hasta que un general griego llamado Miguel Paleólogo volviera a tomar Constantinopla y se coronara a sí mismo como Miguel VIII (reinado 1259-1282).

El fin del imperio bizantino.

Mientras Constantinopla estaba nuevamente bajo el control de un gobernante griego, su fin se acercaba. El imperio siguió luchando hasta el siglo XV, los emperadores fueron perdiendo gradualmente su importancia en favor de los funcionarios religiosos.

En 1395, el patriarca Anthony tuvo que pronunciar un discurso que explicaba por qué el emperador bizantino seguía siendo importante.

"El santo emperador tiene un gran lugar en la iglesia, porque no es como otros gobernantes o gobernadores de otras regiones. Esto es así porque desde el principio los emperadores establecieron y confirmaron la fe [verdadera] en todo el mundo habitado..." leer en parte.

(Del libro Bizancio: Sociedad de la Iglesia y Civilización vista a través de Contemporary Eyes, University of Chicago Press, 1984, a través del sitio web de la Universidad de Fordham)

En 1453, después de un asedio, el creciente Imperio Otomano tomó Constantinopla, poniendo fin al imperio. Cuando los otomanos examinaron la Santa Sofía, que había sido construida casi 1.000 años antes, se sorprendieron.

"¡Qué cúpula, que compite con las nueve esferas del cielo! En esta obra, un maestro perfecto ha mostrado toda la ciencia de la arquitectura", escribió el historiador otomano Tursun Beg (de un libro de 2005 de la revista British Archaeological Reports de Elisabeth Piltz). Convirtieron la Santa Sofía en una mezquita, agregando cuatro minaretes que se elevan a más de 200 metros (200 pies) del suelo.

Hoy, aunque el Imperio Bizantino ya no existe, la ciudad de Constantinopla (ahora llamada Estambul) florece y aún se considera una encrucijada, tanto literal como metafóricamente, entre Europa y Asia.

- Owen Jarus


Suplemento De Vídeo: Los Bizantinos, la construcción de un imperio, documental en Español..




ES.WordsSideKick.com
Reservados Todos Los Derechos!
La Reproducción De Cualquier Permitió Sólo Prostanovkoy Enlace Activo Al Sitio ES.WordsSideKick.com

© 2005–2019 ES.WordsSideKick.com