Estructura De Piedra De 1.000 Años De Antigüedad En México Puede Representar La Creación De La Tierra

{h1}

Una estructura de piedra submarina en méxico llamada tetzacualco puede representar un monstruo de peces que, según la leyenda, creó la tierra.

Una estructura de piedra de 1.000 años en México puede representar cómo algunas personas en la antigua Mesoamérica creían que la Tierra fue creada, sugiere un arqueólogo.

Ubicado en las estribaciones de un volcán en medio de un estanque, el "Tetzacualco" (un nombre que puede significar "recinto de piedra") ha sido conocido por los exploradores desde el siglo XVI. Desde entonces, tanto los exploradores aficionados como los arqueólogos profesionales han investigado la estructura, presentando una variedad de ideas sobre para qué se usó la estructura y cuándo se construyó. Hecho de numerosas piedras, tiene aproximadamente 37.7 x 32.2 pies (11.5 x 9.8 metros).

Una nueva serie de excavaciones, dirigida por Iris del Rocío Hernández Bautista, arqueóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, o Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), pretende ser la investigación más intensiva realizada por Tetzacualco. [Los 25 hallazgos arqueológicos más misteriosos de la Tierra]

En los resultados preliminares, el equipo de Hernández Bautista anunció en un comunicado que en el sitio descubrieron objetos de cerámica y piedra que datan de más de 1.000 años. El equipo también encontró evidencia de que los antiguos mesoamericanos intentaron irrigar el estanque donde reside Tetzacualco, asegurándose de que nunca se quedara sin agua, incluso cuando había poca lluvia.

La estructura de piedra llamada Tetzacualco se encuentra dentro de un estanque (parte inferior de la imagen) en las estribaciones de un volcán en México.

La estructura de piedra llamada Tetzacualco se encuentra dentro de un estanque (parte inferior de la imagen) en las estribaciones de un volcán en México.

Crédito: Isaac Gómez, cortesía de Proyecto Arqueológico Nahualac, SAS-INAH

Dado lo que los arqueólogos han encontrado hasta ahora, Hernández Bautista cree que el gran tamaño y la ubicación de Tetzacualco en medio de un estanque significa que la estructura es un intento de representar a una criatura mítica conocida como Cipactli o Çipaqli, un monstruo de peces del cual los dioses Creó la tierra, según algunas antiguas leyendas mesoamericanas.

Una versión de la leyenda fue registrada en el siglo XVI por un sacerdote español llamado Andrés de Olmos y afirma que cuatro dioses "hicieron el agua y crearon en ella un gran pez similar a un caimán al que llamaron Çipaqli, y de este pez hicieron" La Tierra "(traducción de Henry Phillips Jr.).

¿Quién lo creó?

Aunque algunos medios de comunicación informaron que el Tetzacualco fue construido por los aztecas (una cultura mesoamericana que floreció entre 1300 y 1500), los artefactos que recuperaron los arqueólogos indican que la estructura fue creada al menos tres siglos antes de los aztecas por una cultura mesoamericana incluso anterior. cuya identidad aún no está clara, según la declaración del equipo de investigación.

Hasta ahora, el equipo ha descubierto cerámica, artefactos de piedra y restos orgánicos que se remontan a más de 1.000 años.

Hasta ahora, el equipo ha descubierto cerámica, artefactos de piedra y restos orgánicos que se remontan a más de 1.000 años.

Crédito: Isaac Gómez, cortesía de Proyecto Arqueológico Nahualac, SAS-INAH

Tampoco está claro por cuánto tiempo se usó el Tetzacualco o qué tipo de ceremonias tuvieron lugar allí. Durante el siglo XVI, Juan Bautista Pomar, un escritor en México que era de origen mixto español y nativo mesoamericano, afirmó que el Tetzacualco estuvo en uso hasta ese siglo y que a veces se sacrificaba a los niños allí.

Bautista Pomar afirmó que el Tetzacualco tenía una estatua que representaba a Tlaloc, un dios mesoamericano de la lluvia, que "tiene su cara hacia el este" y que los responsables del Tetzacualco "le hicieron sacrificios de niños inocentes [el ídolo que representa a Tlaloc ] una vez al año." (La declaración de Pomar fue traducida por Leon García Garagarza en el libro "Mesoamerican Memory: Enduring Systems of Remembrance" (University of Oklahoma Press, 2012), de Amos Megged y Stephanie Wood.

Hasta ahora, el equipo de INAH no ha encontrado ningún humano en el Tetzacualco, aunque las excavaciones están en progreso.

Artículo original en WordsSideKick.com.


Suplemento De Vídeo: Ideas para Hacer un Stand.




ES.WordsSideKick.com
Reservados Todos Los Derechos!
La Reproducción De Cualquier Permitió Sólo Prostanovkoy Enlace Activo Al Sitio ES.WordsSideKick.com

© 2005–2019 ES.WordsSideKick.com